Un buen desayuno

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

Un buen desayuno

Un buen desayuno es básico para comenzar el día con fuerza, sobre todo durante la etapa infantil. Con el desayuno los niños deben ingerir los aportes de nutrientes necesarios para poder afrontar una larga jornada.

Según estudios científicos, un desayuno diario se asocia con un mayor rendimiento físico e intelectual, contribuye a equilibrar la dieta, ayudando a alcanzar las ingestas recomendadas de nutrientes. Un equilibrio nutricional y aporte calórico del desayuno inadecuados tienen una estrecha relación con la prevalencia de la obesidad infantil. Los cereales de desayuno forman parte de la base de la pirámide de la alimentación saludable. Están enriquecidos en vitaminas y minerales y frente a otras opciones de desayuno tienen menos grasas. Se recomiendan incluir los cereales en el desayuno junto a un lácteo y una fruta.

Las mañanas con los niños siempre son complicadas, pese a las prisas para llegar a tiempo al colegio, es importante  el desayuno de los niños que  contenga los aportes de nutrientes necesarios:

– Lácteos: leche, yogur y/o queso
– Hidratos de carbono: cereales, galletas, pan.
– Grasas: aceite de oliva o margarina
– Vegetales: frutas o zumos
– Otros: mermelada, jamón york o pavo, miel…

Si el desayuno aporta por lo menos 3 alimentos de los citados, contribuirá a que los niños tengan más energía y más fuerza para desarrollar las actividades escolares.

Deja un comentario