Google+

Trabalenguas

dd93c3ae0fce83ea66d6e236b7f8290d

Un podador podaba una parra,
otro podador que por allí pasaba,
al primer podador le perguntó:
– ¿Qué podas, podador?
– Ni podo mi parra, ni tu parra podo:
podo la parra de mi tío Porro.

Añadir un comentario