Había una vez un viajero llamado Sakichi, que era muy buen escultor. Cuando llegó a la ciudad de Nikko se hizo de noche, y no tenía ningún refugio