Érase un pollito muy chiquitito a quien no gustaba ni pizca la miel. Vino al mundo siendo ya huérfano, y dijo: – ¡Mi padre ha muerto de hambre,