Estas piedras están a unos treinta kilómetros al norte de Oxford en Inglaterra. Una de las leyendas cuenta como un rey menor, mientras cabalgaba por las cercanías