LA ELOCUENCIA DEL SILENCIO

Publicada en Deja un comentarioPublicada en CUENTOS, De la India

Un padre deseaba para sus dos hijos la mejor formación mística posible. Por ese motivo, los envió a adiestrarse espiritualmente con un reputado maestro de la filosofía vedanta. Después de un año, los hijos regresaron al hogar paterno. El padre preguntó a uno de ellos sobre el Brahmán, y el hijo se extendió sobre la […]

OCHO ELEFANTES BLANCOS

Publicada en Deja un comentarioPublicada en CUENTOS, De la India

El discípulo quería elaborarlo todo a través del entendimiento intelectual. Sólo confiaba en la razón y estaba encerrado en la propia jaula de su lógica. Visitó al mentor espiritual y le preguntó: –Señor, ¿quién sostiene el mundo? El mentor repuso: –Ocho elefantes blancos. –¿Y quién sostiene a los ocho elefantes blancos? -preguntó intrigado el discípulo. […]

Las tres rejas

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Árabes, CUENTOS

El joven discípulo de un filósofo sabio llega a su casa y le dice: -Maestro, un amigo estuvo hablando de ti con malevolencia… -¡Espera! -lo interrumpe el filósofo-. ¿Hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme? -¿Las tres rejas? -preguntó su discípulo. -Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que […]

LA NIÑA Y EL ACRÓBATA

Publicada en Deja un comentarioPublicada en CUENTOS, De la India

Era una niña de ojos grandes como lunas, con la sonrisa suave del amanecer. Huérfana siempre desde que ella recordara, se había asociado a un acróbata con el que recorría, de aquí para allá, los pueblos hospitalarios de la India. Ambos se habían especializado en un número circense que consistía en que la niña trepaba […]

SÉ COMO UN MUERTO

Publicada en Deja un comentarioPublicada en CUENTOS, De la India

Era un venerable maestro. En sus ojos había un reconfortante destello de paz permanente. Sólo tenía un discípulo, al que paulatinamente iba impartiendo la enseñanza mística. El cielo se había teñido de una hermosa tonalidad de naranja-oro, cuando el maestro se dirigió al discípulo y le ordenó: –Querido mío, mi muy querido, acércate al cementerio […]