El débil se venga, el fuerte perdona, pero el más inteligente tan solo te ignora.