La base de este ingenio utilizado por generaciones desde hace siglos (los romanos lo llamaban buttis, y su origen podría remontarse al neolítico) se reduce a la