Educar es saber decir “No”, y a la vez, decir  “Sí”, porque educar no es  prohibir, sino abrirles nuestro corazón para reforzar cada día el vínculo emocional