El caballo del Cid se llamaba Babieca. Nombre curioso cuya historia es la siguiente: Tenía Rodrigo Díaz de Vivar un tío que mostró deseos de regalarle un caballo,