Un avaro que también era de ánimo apocado encontró un león de oro, y púsose a decir: ¿Qué hacer en este trance? El espanto paraliza mi razón;