Había una vez que se era, un viejo mercader al que los años habían vuelto tan y tan avaro que en lugar de comprarle un buen pienso al