En el sótano de un museo, una tarde del año 1914, el joven Milo Thatch soñaba despierto: “¡Si pudiera descubrir la fabulosa ciudad de la Atlántida, sumergida en