Para dibujar un niño hay que hacerlo con cariño. Pintarle mucho flequillo, que esté comiendo un barquillo; muchas pecas en la cara que se note que es un