Había una vez un niño llamado Andrés que era bastante normal y alegre. Un día sus padres se tuvieron que mudar de la ciudad donde vivían y Andrés