Cuenta una leyenda griega, que en un viaje Apolo se topó con una serpiente Pitón, que se escondía en el monte Parnaso, y como buen cazador, quiso darle