Tirado sobre la polvorienta carretera, yacía un ramo de dorados “dientes de león”. Mucha gente pasaba por su lado sin fijarse en él. Algunos hasta le daban con