Había una vez, un hombre que estaba casado con una mujer muy mandona. Al pobre hombre no le quedaba otra escapatoria que meterse en el bosque para cazar