Erase una vez que vivían un leñador y su esposa de edad. Eran pobres y no tuvieron hijos. El cortaba viejos troncos en el bosque y los llevaba