Érase una vez una viuda que vivía con su hijo Aladino de pocos años. Un día pasó por su humilde morada un misterioso extranjero que dirigiéndose al muchacho