Porque las hojas carnosas que forman el bulbo de las cebollas contienen en sus células unas vesículas llenas de un líquido formado por sustancias muy irritantes, como el