Cierta vez, existió un monasterio muy lejano, situado en lo alto de una colina. En aquel lugar, vivían monjes muy humildes que dedicaban su vida a pastorear