¿Por qué se producen las mangas marinas?

Publicada en Publicada en POR QUÈ

por-que-se-producen-las-mangas-marinas

Una tromba marina o mangas de agua  (“waterspout” en inglés) es como un remolino de aire rotando violentamente sobre un gran cuerpo de agua (mar, lago o un gran río), el cual se forma entre la base de una nube de tormenta y el mar. A menudo es visible como un embudo.

Aunque no las vemos por encontrarnos en tierra, las trombas son fenómenos frecuentes en los océanos tropicales. El embudo se forma porque el aire que rota dentro de la tromba se enfría por expansión produciendo la condensación del vapor de agua.

A pesar de la gran fuente de humedad y la poca fricción, las trombas son menos definidas y considerablemente menos destructivas que los tornados.
La tromba varía en altitud desde 50 m hasta 2 km.
Presentan un ciclo de vida relativamente corto, de 2 a 20 minutos, aunque la mayoría dura menos de 10 minutos.
En longitud miden desde 10 a 100 m (un tornado tiene un tamaño de 100 a 300 m).
Pueden desarrollar vientos de 70 a 300 km/h (un tornado presenta vientos de 140 a 500 km/h) con velocidades de desplazamiento de 20 a 30 km/h.
Por lo general ocurren entre los meses de mayo y octubre, cuando las aguas del mar están en los niveles más calientes del año.
El periodo del día más probable que se formen es entre 4 y 7 pm, con un máximo secundario entre 11 am y 1 pm.
La tromba se disipa usualmente cuando la lluvia empieza a caer desde la nube, esto por cuanto el aire frío advectado por la lluvia, corta el abastecimiento de aire húmedo y caliente que necesita la tromba para continuar viva.
Sólo un 30% de las trombas vienen acompañadas por tormentas.
Existe la creencia extendida de que una tromba marina aspira agua del mar o del lago sobre el que ocurre. De hecho, aparte de la pequeña zona de succión en la base del chorro, la composición de la manga no es agua líquida, sino que es el resultado de la condensación causada por el enfriamiento del bajonazo de presión en el interior de la masa de aire rotatoria.
Las trombas marinas pueden producirse aisladamente o en grupos. Cuando se han formado por completo, tienden a describir una trayectoria curva durante unos 15 minutos, hasta que el aire frío entra gradualmente en la manga y hace que se disipe en poco tiempo.

La formación de una tromba no es totalmente idéntica a la de un tornado, en todo caso el origen de ambos es un tipo de nube conocida como cumuliforme.

Los ingredientes básicos necesarios previos a la formación de una tromba son:

Convergencia o choque de vientos de distinta dirección.
Los vientos son débiles y variables, con una cortante vertical también muy débil.
Aguas más cálidas y alto contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera.
Presiones atmosféricas entre 1010 hPa y 1015 hPa.
Una corriente de aire frío en la atmósfera moviéndose sobre las aguas calientes y húmedas, resultando en una gran diferencia térmica y una fuerte inestabilidad.

Las trombas marinas se clasifican en tornádicas o no tornádicas.

Las tornádicas se forman por el mismo mecanismo que los tornados en tierra, y son poco frecuentes.

Las no tornádicas, de menor intensidad, parece ser que se deben a una capa de aire supercalentada que produce corrientes que rotan y ascienden desde el agua a la base de la nube.

La primera señal previo a la formación de una tromba, es el aspecto amenazante que toma la nube cumuliforme, cuya base se torna plana y negra. Posteriormente se forma un anillo o mancha oscura en el mar.

Obviamente las trombas son muy peligrosas, pues pueden volcar y dañar barcos, capaces de causar daños cuantiosos a la propiedad cuando pasan a la tierra.

Aunque las trombas marinas son por lo general más débiles que los fuertes tornados sobre tierra, ellas pueden ser una amenaza mortal para la navegación marítima, y para los residentes costeros.

Como con cualquier otro evento severo, las medidas de seguridad empiezan por estar informado, no sólo de las advertencias meteorológicas, sino también de conocer al fenómeno.

Las trombas provienen de nubes con bases muy negras y planas, por lo general precedidas por una brisa moderada. Si una se dirige a su barco, trate de escapar haciendo ángulos rectos a la trayectoria del fenómeno

Deja un comentario