¿Por qué se celebra Halloween?

Publicada en Publicada en POR QUÈ

Por qué se celebra Halloween

Esta fiesta es de origen celta, una cultura anglosajona, y es la festividad que celebra el Samhain, el fin del verano y daba paso a la estación oscura.

Para ellos significaba el fin de la muerte o iniciación de una nueva vida. Esta enseñanza se propagó a través de los años junto con la adoración a su dios el “señor de la muerte”, o “Samagin”, a quien en este mismo día invocaban para consultarle sobre el futuro, salud, prosperidad, muerte, entre otros.

Al pasar al cristianismo los celtas, esta tradición se juntó con el día de los santos del 1 de noviembre. Entonces empezaron a asustarse con la muerte y los santos, y se dio paso al concepto de espíritus rondando en la noche del 31 de octubre.

El intercambio de dulces se integra a Halloween debido a otra tradición. Hubo una persecución que hicieron los protestantes en Inglaterra (1500-1700) contra los católicos. Los católicos no podían ejercer ningún puesto público y eran acosados con multas, impuestos elevados y hasta cárcel. El celebrar misa era una ofensa capital y cientos de sacerdotes fueron martirizados.

Se propagó a Norteamérica, y fue evolucionando y mutando con el tiempo. Se unió al concepto de Halloween, y ahora la gente se disfraza con máscaras y va a pedir dulces.

Cuando esta tradición se expandió a Norteamérica, nacieron las famosas calabazas. Los irlandeses que emigraron a Estados Unidos y Canadá empezaron a hacer estas calabazas huecas con diseños de caras, en honor a la leyenda de Jack el Tacaño.

Este “Jack” era un bandido temible, y la leyenda cuenta que al diablo le llegó esta historia y quiso saber si este bandido era verdaderamente un digno rival. El diablo se disfrazó de humano y fue a conocer a Jack a una taberna. Comprobó que si era un hombre malvado y quiso llevárselo al infierno, pero al terminar de tomar ninguno tenía dinero y Jack le dijo a Lucifer que se volviera moneda para pagar, el diablo lo hizo y Jack en vez de pagar se lo metió en la bolsa donde había un crucifijo.

Para salir Jack pactó con Satanás que no lo molestaría por un año. Así fue, pero Lucifer volvió por Jack un año más tarde, antes de llevárselo le concedió un último deseo. El irlandés pidió una manzana de un árbol y Lucifer lo escaló para bajarla, pero mientras lo hacía Jack hizo una cruz en el tronco del árbol y Lucifer no podía escapar. Para liberarlo pactó que nunca iría al infierno.

Entonces, Jack murió, pero no fue aceptado en el cielo por ser malvado, y tampoco en el infierno por el pacto con el diablo. Así que Lucifer le dio una candela que Jack atrapó en una calabaza vacía, y vaga por el mundo solo con esa luz.

Deja un comentario