Origen de los Welfen

Publicada en Publicada en CUENTOS, Leyendas

Origen de los Welfen

Warin era un conde de Altorf y Ravensburg en Suabia, el cual tenía un hijo que se llamaba Isenbart, que estaba casado con Irmentrut.
Sucedió que una pobre mujer de la región dio a luz tres niños de una vez. Cuando la condesa Irmentrut lo supo exclamó:
– ¡Es imposible que esta mujer pueda haberlos tenido a la vez de un solo hombre, sin adulterio!
Esto lo dijo abiertamente ante el conde Isenbart, su dueño y señor, y toda la corte.
– Y esta adúltera – continuó – no merecería otra cosa que ser encerrada en un saco y echada a un río para que se ahogase.
Al año siguiente, la condesa misma quedó embarazada. Y estando su marido en una expedición guerrera, dio a luz doce niños. Temblorosa y espantada, pensando que seguramente a consecuencia de sus propias imprudentes palabras, se la acusaría a ella misma de adulterio, ordenó a su camarera que llevase a once de los niños al arroyo próximo y que los ahogase. Y guardó al duodécimo. La vieja metió a los once inocentes niños en una gran tinaja y se dirigió al cercano arroyo, que se llama aún el Schartz. Pero Dios quiso que en ese momento llegase el conde Isenbart y le preguntó qué llevaba en la tinaja.
Ella le contestó que eran lobitos.
– Enséñamelos – dijo el Conde -; quizá me guste alguno para domesticarlo.

– ¡Ah señor – dijo la vieja -, ya tenéis bastantes lobos!. Os espantaríais si vierais tal fealdad de lobitos.
Pero el Conde insistió y la obligó a destapar la tinaja. Cuando vio los once niñitos y vio que aunque eran pequeños tenían aspecto noble y hermoso, preguntó violentamente:
– ¿De quién son estos niños?
Entonces la vieja no pudo hacer más que declarar la verdad y contarle todo lo que había pasado y la razón por la que su mujer había mandado ahogar a los once niños.
El Conde mandó que los «lobitos» (Welfen) fuesen entregados a un rico molinero que vivía al lado del río, para que los educase, y ordenó a la vieja que volviese sin temor a decirle a su señora que las órdenes de ahogar a los niños habían sido cumplidas.
Seis años después mandó el Conde que vinieran los once niños vestidos noblemente y adornados, a su palacio, donde se encuentra actualmente el convento Weingarten. Invitó a todos sus amigos y comieron y bebieron alegremente. Al acabar el banquete, hizo entrar a los once niños, que iban vestidos de rojo y todos y cada uno eran tan iguales en color, miembros, estatura y figura al duodécimo que la Condesa había guardado consigo, que no se podía dudar de que hubieran sido engendrados por un mismo padre y bajo el corazón de una misma madre.
El Conde se levantó y preguntó ceremoniosamente a todos sus amigos:
– ¿Qué muerte merece la mujer que haya querido matar a estos niños tan hermosos y nobles?
La Condesa, ya sin fuerzas por la angustia, cayó desvanecido al oír estas palabras, pues el corazón le decía que en los jóvenes había carne y sangre suya. Cuando volvió en sí, se arrojó a los pies del Conde y con ardientes lágrimas le pidió perdón. Los compañeros del Conde se unieron a esta petición, y éste, por fin, perdonó a su esposa su necia incredulidad que pudo haber sido causa de un grave crimen.
Para eterno recuerdo de esta maravillosa historia requirió y ordenó,el Conde a los amigos y parientes que su sucesión no llevaría ya el nombre de condes de Altorf, sino que él y su estirpe se denominarían desde entonces Welfen.
Y éste fue el origen de tan importante estirpe.

Leyenda de Alemania

Deja un comentario