Nemuri Neko

Publicada en Publicada en CUENTOS, De Japón

Nemuri Neko

Había una vez un viajero llamado Sakichi, que era muy buen escultor. Cuando llegó a la ciudad de Nikko se hizo de noche, y no tenía ningún refugio dónde pasar la noche. Encontró un hotel dónde se hospedó, y durmió placidamente; pero cuando se dió cuenta, no tenía dinero, pero Sakichi le prometió al hotelero que le haría una estatua de Buda a cambio. Al día siguiente, Sakichi terminó la estatua de Buda, el hotelero se quedó encantado y le dijo a Sakichi:
-Hotelero: ¡Esta escultura es magnífica! Ahora que lo pienso, en este momento están construyendo el santuario de Nikkotoushougu, ¡con lo buen escultor que eres podrías echar una mano en las obras!
-Y así, el hotelero presentó a Sakichi a Jingoro Hidari, un escultor muy famoso, que era el arquitecto de Nikkotoushougu. En ese momento, Sakichi pensó:
-Sakichi: ¡Voy a trabajar con Jingoro Hadiri! ¡Voy a poner todo mi empeño!
-Jingoro se dirigió ante Sakichi y le dijo:
-Jingoro: Espero que seas bueno, pues tu vas a cincelar una estatua de un gato sobre la puerta. Yo mientras voy a cincelar un dragón.
-Sakichi le hechó mucho empeño en cincelar el gato, Jingoro en cincelar el dragón, y los demás obreros en terminar Nikkotoushougu. Al cabo de unos días, terminaron el santuario de Nikkotoushougu. Todos se pusieron muy alegres, y lo celebraron con una gran fiesta y un montón de comida. Después de la fiesta todos estaban muy cansandos, y no probaron bocado del rico festín que había; se durmieron directamente. A la mañana siguiente, cuando todos se levantaron ¡vieron que no había ni rastro del montón de comida! Sakichi y Jingoro fueron corriendo a la entrada de Nikkotoushougu, ¡y vieron rastros de comida alrededor de la escultura del gato que fué cincelado por Sakichi!
-Jingoro: ¿Te has comido tú la comida y se la has puesto al gato para encubrirte?
-Sakichi: ¡Yo no he sido!
-Jingoro: Yo tampoco… Posiblemente un espíritu haya poseído al gato y haya hecho que se comiera la comida. Ahora ya se ha ido, ya no hay peligro.
-Entonces llamaron al gato Nemuri Neko, y aún sigue en Nikkotoushougu.

Deja un comentario