Miedo a la oscuridad en niños

Publicada en Publicada en Aprendizaje, EDUCACIÓN

Miedo a la oscuridad en niñosMuchas veces nuestros hijos se despiertan con miedo a la oscuridad, este mismo miedo puede incluso convertirse en fobia cuando son más mayores.

Los niños  se despiertan llorando o a gritos gritando porque creen haber visto monstruos en el armario o que algo se metió debajo de la cama. Estos temores se van incrementando a medida que crece su imaginación, mientras más información recojan del ambiente que los rodea mayor la posibilidad de que eso lo puedan asociar a un episodio que puede causar temor.

Una cortina que agita se mueve con el viento, un peluche iluminado parcialmente o el sonido de un perro o un gato lejano son suficientes detonantes de una noche de pesadillas y mal dormir. Estos miedos tienden a desaparecer alrededor de los cinco años de vida.

Hay episodios asociados al miedo a la oscuridad en el que los niños no suelen calmarse rápidamente y así aunque la habitación esté iluminada no logran conciliar de nuevo el sueño

Hay que estar alerta a las llamadas que los hijos hacen sobretodo antes de irse a la cama,  un peluche para abrazar o un vaso de agua pueden convertirse generalmente en excusas para tratar de ahuyentar el miedo a la oscuridad.

Es importante no dejar pasar desapercibido su miedo a la oscuridad y mostrarse a gusto con poder ayudarles.

Consejos para ayudarle a enfrentar el miedo a la oscuridad

-Nunca se burle  del miedo a la oscuridad de sus hijos, esto baja su autoestima y no ayuda a resolver el problema.
-Hable con ellos y explíqueles que no hay razones para asustarse. -Trate de identificar con él los sonidos que le causan temor para que sepa cuál es su origen.
-Charle sobre un tema distinto para desviar su atención de lo que le está causando esa molestia
-Léale un cuento. Además de que disipa la ansiedad que causó el miedo a la oscuridad su hijo se formará con un buen hábito
-La leche caliente endulzada con miel es un remedio usado por muchos años por las abuelas, la bebida caliente los relaja
-Mantenga una lamparita de bajo consumo, ideal para minimizar las sombras fuertes, preferiblemente usada a manera de luz ambiental y no dirigida hacia la cama del niño
-Juegue con él antes de ir a la cama. Un juego en su propio cuarto  los relaja y crea un ambiente de cercanía.
-Felicítelo por sus logros, eso refuerza su autoestima y autocontrol
-Nunca lo regañe o lo encierre para que aprenda a no tener miedo, la compañía en estos casos siempre será su mejor aliada.

Deja un comentario