Los trastornos de la conducta alimentaria (Parte 3)

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

Los trastornos de la conducta alimentaria¿Cómo se puede detectar ?

La familia tiene un rol fundamental en la detección temprana de estos trastornos.

Entre esas actitudes y comportamientos anormales:
– Un aumento importante de la actividad física, sobre todo en personas que han sido poco activas o no demostraban demasiado interés por hacer ejercicio.
– El aislamiento social y la ocupación de todo el tiempo en actividades “útiles” (como estudiar).
– Estado depresivo e irritable, con cambios frecuentes de humor.
– La alteración de los horarios de ingesta de alimentos.
– Una alimentación marcada por la práctica de dietas estrictas.
– El rechazo de la comida.
– Los atracones de comida repetidos, incontrolados y secretos.
– El consumo de laxantes, diuréticos y píldoras adelgazantes.
– La preocupación excesiva por la propia imagen y por lo que puedan pensar las demás personas.
– Los síntomas físicos como vómitos, ausencia de menstruación o pérdida significativa de peso.
– Lectura de revista o visitas a blogs, chats y foros en Internet que hacen un culto de la delgadez.

La familia tiene un rol fundamental en la prevención, la detección y el tratamiento de estos trastornos. Si creemos que algún familiar o amigo está padeciendo un problema de este tipo, es fundamental hablarlo directamente con él o ella.
La familia puede ser un excelente agente de prevención. La adolescencia suele ser un período conflictivo de la vida, por lo que la clave es estar atento a los comportamientos de los hijos e hijas. Esto supone no sólo atender a sus hábitos alimentarios, sino conocer sus preocupaciones, dar importancia a sus comentarios y facilitar la expresión de sus sentimientos. Es muy importante formar a nuestros hijos e hijas para que desarrollen valores propios y se acepten tal como son.
Familia y amigos tienen también una labor fundamental durante el tratamiento, haciendo el seguimiento de las indicaciones de los profesionales de la salud, informando de cualquier recaída, y mostrando cariño y aceptación a la persona que padece la enfermedad

¿Cómo se pueden tratar estos trastornos?

El tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria requiere la participación de profesionales especializados. Afortunadamente, en la red sanitaria pública existen recursos específicos, con equipos multidisciplinares (médicos, terapeutas nutricionales y psicólogos) y unidades específicas de tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Es importante saber que el proceso de atención de estas enfermedades se inicia siempre en el centro de atención primaria de salud, donde el médico general o el pediatra valorarán cada caso e indicarán los pasos a seguir. Si lo consideran necesario, estos profesionales pueden derivarle a la consulta de una unidad de salud mental de la zona o a un programa específico de atención de estos trastornos, para que puedan indicarle el tratamiento a seguir y hacer un seguimiento adecuado. En los casos de mayor gravedad, la persona afectada puede necesitar incluso de hospitalización parcial o completa.
Además de la atención sanitaria, es muy importante que las familias busquen otros recursos de apoyo, como las asociaciones y grupos de ayuda.

Deja un comentario