La última hada

Publicada en Publicada en CUENTOS, De Hadas

La ultima hada“Dice una leyenda que cuando un niño deja de ser niño, en algún bosque del mundo, muere un hada”.
Esto sucedió en un bosque cercano a tu casa, si!, todo realmente pasó en ese bosque que está cerca de ti, no pones atención; porque ese bosque que tu conoces, está lleno de hadas, bueno, lo estuvo, pero con tu ayuda las hadas podrian volver. ¿Quieres saber como?. Solo sigue leyendo, y pon atención:
En ese bosque que te digo, no hace mucho había allí muchas hadas que vivian muy felices gracias a todos los niños. Tenian una gran comunidad y todo marchaba excelente. La reina, el hada Lucia era la mas vieja de todas, pero no por vieja era menos bonita, porque las hadas no pierden nunca su juventud, ella seguía siendo tan joven en apariencia, pero ya tenía setenta años de edad, lo cual era algo increíble, pórque las hadas solo viven hasta los quince años la que más. Pero últimamente las hadas vivian menos porque los niños dejaban de soñar e imaginar a mas temprana edad, Había hadas que vivian solamente hasta los nueve años, luego morian porque algún niño dejaba de soñar, y eso preocupaba mucho al hada Lucia, que veía con tristeza como morian sus hermanas que pasaban a ser gota de rocío, luego se convertian en arcoiris y eran evaporadas por el sol. Y asi pasaba el tiempo y cada vez Lucia se iba quedando sola porque aparte que morian sus hermanas, ya había pasado un buen tiempo sin que naciera ningun hada, y esto era porque los niños preferian los sueños ya fabricados; como jugar juegos electronicos ó mirar el televisor durante mucho tiempo. Y llego el día en que Lucia se quedo completamente sola en ese bosque. Esperó y esperó para ver nacer a un hada, pero nada, los niños estaban ahora llenos de información, pero no de sueños y Lucia se entristeció y voló a otros bosques a buscar hadas pero no encontró a ni una sola, hasta que desistió y volvió a su bosque, se sentó sobre una cáscara de nuez y se puso a llorar. Lloró y lloró hasta que la noche llegó, y junto con la noche llegó el señor buho y se paró en el nogal cercano a donde estaba Lucia.
-Po rqué lloras hadita?, dijo mirandola con sus ojotes. Lucia miro hacia arriba y se encontro con el buho examinándola
-Porque me he quedado sola!, contestó sin dejar de llorar, todas mis hermanas han muerto!
-Vaya cosa rara!, dijo el buho poniendo cara de detective tratando de resolver un misterio. Y tu sabes porque murieron?. Lo único que puede matar a un hada, es que un niño deje de ser niño, y tu estas viva!, eso significa que un niño sigue siendo niño
-El niño al que te refieres es ahora un anciano
-Por qué un anciano?, físicamente es un anciano, pero él nunca perdio sus sueños ni su corazón de niño, por eso sigo viva
-Y porque no acudes a él y le pides ayuda, lo tienen encerrado en un asilo para gente mayorporque su hijo pensó que era una mala influencia para sus nietos, pero él no ha dejado de creer ni un momento en nosotras.
Luego Lucia pusó cara de resolución y agrego
-Si!, voy a ir con él, es hora de que sepa que todo lo que ha creido en su vida si existe, dejaré que me vea, será su regalo por creer en las hadas.
Don Beto se levantó muy temprano, a las cinco de la mañana y fue a la cocina a prepararse un café. Estaba infringiendo las reglas de asilo pero él no soportaba dormir tanto. El café se servía todos los dias a las siete de la mañana y nunca estaba dispuesto a esperar tanto, a la hora que despertaba, iba y se preparaba su café. El era un hombre de caminar alegre aunque pausado, todo su cabello era blanco, no del plateado que dan las canas, si no blanco opaco, su bigote era blanco también y abundante y no usaba lentes, nunca los necesito, le daba un cierto aire al físico Albert Einstein. Todos los ancianos lo apreciaban mucho,pero los enfermeros lo consideraban loco, porque el estereotipo que tenian de un anciano; cansado, callado y terco no ajustaban con Don Beto, para él, infringir las reglas no era terquedad, era una travesura divertida, y aunque hacía rabiar a los cuidadores, siempre tenía mañas para salirse con la suya. Se preparó su café y salió al pórtico con la taza humeante y se sentó trabajosamente péro decididamente en las escaleras que daban a un jardín, eran solo cinco escalones y allí dio un sorbo a su café para despues depositarlo a su lado mientras admiraba los rosales recién abiertos. En el horizonte se veía la línea roja que anunciaba la mañana. Don Beto dio otro sorbo a su café sin dejar de mirar los rosales y ante sus ojos pasó volando una mariposa muy veloz que fue a colocarse en una rosa abriendo y cerrando sus alas transparentes, Don Beto forzo la vista entrecerrando sus ojos, desde donde estaba, eso no parecía una mariposa del todo, Luego volvió a levantar el vuelo y dio una vuelta por todo el jardín, pasó por todas las ventanas del asilo deteniendose en cada una como asegurandose que todos sieguieran dormidos, volvio con Don Beto y se posó en su rodilla derecha; era Lucia. El anciano al verla sonreirle abrio los ojos sorprendido y la examinó.
-un…..hada? Lucia asintió sonriendo y haciéndole una reverencia a manera de saludo.
-Dios mío!!–dijo Don Beto preocupado, ya estoy empezando a tener alucinaciones!, mi hijo tenía razón, estoy senil!!
-No Beto,dijo Lucia, no soy una alucinacion, soy un hada, me llamo Lucia y necesito tu ayuda.
– Las hadas no existen!, dijo tratando de convencerse a si mismo ó recordando algún comentario de su hijo.
-Tu no crees eso!, de otra forma yo estuviera muerta, tu crees en las hadas y te repito que necesito tu ayuda; soy la última hada y no he muerto porque tu sigues creyendo.
Don Beto la miró, Lucia se sentó sobre su rodilla, él se talló los ojos, la volvio a mirar, miro al cielo, las rosas, volteó a un lado, al otro, luego su rodilla, allí seguía el hada con cara de aburrimiento.
Don Beto sonrio.
-Lo sabía!!!siempre lo supe!!dijo, liberandose de todas las reprimendas
y burlas que seguramente había recibido durante toda su vida, las hadas
existen!!!
-Ya no, dijo Lucia. Yo soy la última
Don Beto la miró
-La última?
-Asi es, y si no fuera porque nunca dejaste de creer, hace mucho que
habría muerto
-Y las demas hadas?, en verdad todas murieron?
-Si, y no se que hacer para hacer que vuelvan a nacer
-Pues, con solo que los niños sueñen
-Y como hacer eso?, si los niños de hoy perdieron la capacidad de soñar
a causa de los adelantos en juegos y programas televisivos. Ya no juegan
a juegos infantiles; prefieren las consolas. Ya no salen al campo a conocer
la vegetación, todo lo sacan del internet, ya no crean mundos en sus sueños, ya no se imaginan nada.
Don Beto estuvo pensando unos momentos, luego propusó:
-Y porque no te dejas ver por algunos niños, asi ellos contaran a los
demás sobre ti, y quizas empiezen a soñar.
Lucia dudó y después miró a Don Beto y asintió sonriendo
-Esta bien, pero que sean tus nietos y los nietos de todos los que estan aqui
-De acuerdo, precisamente mañana es dia de visita y los traere aqui
-Bien, mañana aqui estaré Y se despidió perdiendose en la espesura de
los rosales.
Don Beto terminó su café con un semblante m,as feliz, las hadas existian, y aunque jamás lo pusó en duda, tenía que negarlo abiertamente por temor al manicomio, pero ahora era diferente, entró a la edificacion y contó todo lo sucedido a todos los demás ancianos que no le creyeron, pero lo querian mucho y aceptaron que sus respectivos nietos fueran con él un momento al dia siguiente.
En toda la noche no pudo conciliar el sueño de tanta expectación y solo pensaba en el hada…hasta que el dia llegó. Se levantó a esperar la llegada de sus nietos con mucha impaciencia. Eran ya las nueve de la mañana y a lo lejos divisó el auto de su hijo, como siempre muy puntual. Cuando sus nietos bajaron del auto se le abalanzaron felices como todas las semanas porque lo querian mucho.
-Abuelo!, abuelo!, gritaron al unísono y se le abrazaron de las piernas -Niños!!, dijo el padre. Denle espacio a su abuelo. Los niños inmediatamente soltaron a su abuelo y vieron a su papá avergonzados mientras éste extendía la mano para saludar
-Como estas papá??, dijo mecánicamente como si saludara a un vecino
-Bien hijo, dijo Don Beto feliz, pasen
-Eh, dijo su hijo, me temo que tengo que trabajar
-Hoy!?
-Asi es, y si no te molesta dejaré a los niños y pasaré mas tarde por ellos
-Esta perfecto, dijo
Sonriente Su hijo dio media vuelta y avanzó unos cuantos pasos, de pronto
se detuvo como recordando algo
-Ah!, y papá…por favor, no les cuentes cosas que no son, es malo para su
formación.
A Don Beto le dolió el comentario, pues esa era la razón por la cual vivía
en ese asilo; por querer llenar de fantasía la niñez de sus nietos.
El pensaba que los niños, niños son y merecen soñar y permanecer lo mas que
se pueda inocentes, aun asi contesto a su hijo enigmaticamente:
-No te procupes, no les contaré ni les mostraré nada que no sea real
-Bien, y se despidió Los niños lo tomaron de la mano y se disponian a
entrar pero el abuelo les pidio que fueran al jardín, y asi lo hicieron
y se sentaron en las escaleras, luego los niños se dieron cuenta que los
demas ancianos y sus nietos salian al jardín; al parecer a todos les
había apetecido tomar el aire.
-Bien Beto, dijo un anciano.Aqui nos tienes a todos
– Esperen un momento, dijo y miro hacia el jardín
-Qué pasa abuelo?, dijo su nieto
-Creen en las hadas?,preguntó a los dos
-Claro que no!,dijo su nieta,papá dice que esas cosas no tienen
fundamento y que solo atrofian la mente de los niños
-Asi es,continuo el varón, y papá te dijo que no nos hablaras de eso
-Si no creen en las hadas, me podrian explicar que es eso?, y señalo a
los rosales donde volaba Lucia.
-Eso?,dijo su nieta, es una simple mariposa
-Segura?,y gritó:
-Lucia! El hada se acercó y a medida que se acercaba todos los niños
y sus abuelos poco a poco abrian sus bocas de sorpresa;
los nietos de Don Beto no fueron la excepcion.
Lucia se paró sobre un botón de rosa sin abrir e hizo una caravana de
saludo.
Todos estaban mirandola boquiabiertos y en silencio.
-Ella es Lucia, dijo Don Beto,el hada Lucia
-Hola!,dijo Lucia con otra reverencia. Todos: ancianos y niños,
se empezaron a acercar para ver al hada, estaban muy sorprendidos, y
los nietos de Don Beto mas que nadie.
El hada voló hacia la mano de Don Beto y todos vieron que el botón
donde estaba parada había abierto dando una hermosa rosa gracias al
polvo de hada que soltó Lucia.
Ya en la palma de Don Beto pidio a todos acercarse y les dijo:
-me he quedado sola. Soy la última hada que queda en el mundo, y todo
porque ustedes ya no sueñan, ya no creen ó nunca han creído.
Beto toda su vida creyó en las hadas y por él estoy viva.
Niños, mirenme y digan a sus amigos que nosotras existimos, somos reales,
como reales pueden ser los sueños si se sueña con suficiente fervor.
Sueñen y hagan soñar para que nazcan mas hadas, por favor.
Terminando de decir esto emprendio el vuelo, revoloteo por entre todos
los niños parandose en el aire frente a cada uno sonriendo para que la
vieran mejor y finalmente se perdió entre las hierbas del jardín.
Los niños y sus abuelos se miraron felices y emocionados por aquella
hermosa experiencia.
-Las hadas existen!!,decian unos
-Era muy bonita!”!, decian otros
-Donde vivira?,y con esa pregunta empezaban a soñar ó a imaginarse visualizando
el posible hogar de la hermosa hada Lucia.
El tiempo pasó y llegó la hora de irse y llegó el padre de los nietos de
Don Beto, estos al verlo se le abalanzaron felices
-Papá!,dijo el niño,vimos un hada!
-Si!, secundó la niña, el abuelo tenía razón,las hadas si existen!
El padre miro con recelo a Don Beto y dijo a los niños:
-Que les he dicho!
-Pero, estabas equivocado,dijo el varón,nosotros vimos a una, se llama Lucia
– Vayan al coche, ya hablaremos de eso mas tarde
-Pero…
-Al auto!,finalizó y caminó hacia Don Beto
-Que has hecho papá!,dijo molesto, te dije que no les contaras tus anecdotas
-Y no lo hice hijo
-Entonces!?
-No vieron ni escucharon nada irreal, Su hijo lo miro con decepcion,
giro sobre sus talones y sin despedirse subió al coche y se fue.
Don Beto se entristeció por lo duro que tenía su hijo el corazón, y se fue
a su habitación
Cuando Lucia llegó a su bosque; ese, el que está por tu casa, se dio cuenta
que empezaban a nacer sus hermanas hadas; unas salian de entre el musgo, otras al reventar nueces, del rio, de las flores, de los rayos del sol.
De todos lados salian hadas volando y jugueteando y todo gracias a que los niños como tú, soñaban e imaginaban tantas cosas fantasticas.
Lucia volvió al asilo con Don Beto a darle las gracias y lo encontró triste,
pero ella sabía porque; por su hijo y dijo a Don Beto:
-Beto, hablale a tu hijo y dile que venga, que es urgente Don Beto asi
lo hizo y en menos de una hora su hijo estaba estacionando el coche.
Bajó y fue con su papá un poco molesto por haberlo hecho ir otra vez.
-¿Qué pasa papá??
– Nada hijo, quería pedirte perdón por lo de la mañana, es que, tus hijos
necesitan fantasía, tu nunca soñaste de pequeño
-En este mundo papá, los sueños no sirven de nada
-Al contrario!, los sueños son todo lo que hace falta
-Papá, no vine a discutir…
-Ni yo estoy aqui para discutir si no para que veas la verdad, interrumpió Lucia?, dijo mirando el bolsillo de su camisa.
En ese momento se asomó el hada y el hijo abrió los ojos desmesuradamente,
Lucia salio y voló frente a él, se acercó y le tocó la nariz, luego retrocedió
para pararse en el hombro de Don Beto.
Su hijo lo miró,y luego al hada que le sonreía
-Es real hijo, siempre han sido reales, pero hasta hoy no lo pude comprobar.
Su hijo seguía pasando la mirada del hada hacia su padre y viceversa, hasta que Lucia dio un beso a Don Beto en el lóbulo de su oreja y dijo:
-Adios Beto, muchas gracias por conseguirme soñadores. Luego volteo con
el hijo
-Adios. Tu padre es toda bondad y tus hijos, una bendición.
Dicho esto salió volando por la ventana, sabía que padre e hijo, se reconciliarían. El hijo de golpe comenzó a creer, y alla en el bosque; un hada nació.
Y desde ese dia Lucía jamás estuvo sola porque las hadas seguian apareciendo, lo cual significaba que había un niño mas que soñaba.
Por qué no sueñas yu tambien?.
Cuando vayas al bosque mira bien las hojas que esten en el suelo ó los petalos caídos, quizas encuentres pequeñas huellas, ó mira el polvo que se ve a traves de los rayos del sol, es polvo de hada y si ves pequeños destellos entre el povo…que crees que son?.
“También dice la leyenda que cuando un niño sueña, en algún bosque del mundo, nace un hada”

Deja un comentario