La sirena que se convirtió en sal

Publicada en Publicada en CUENTOS, Europa

La sirena que se convirtió en sal

Había una vez una sirena que vivía en el fondo del mar. A pesar de que su vida se encontraba en las profundidades, ella anhelaba salir a la superficie y vivir una vida humana.

Cuando cumplió dieciocho años hizo un trato con una hechicera que le dio el poder de convertirse en humana durante las noches. Pero la magia de este hechizo solo surtía efecto hasta el amanecer, debía ser muy cuidadosa de regresar antes al agua.

Esa misma noche decidió visitar el pueblo cercano, donde celebraban unas fiestas. Salió de la orilla convertida en una hermosa doncella, de cabellera rubia y espesa. Tomó prestado un vestido que encontró cerca y caminó hacia el lugar del que provenía la música.

Entre la multitud distinguió un joven alto y apuesto, que la miraba con el mismo interés que ella lo hacía. Para su sorpresa el joven la tomó de la mano y la invitó a bailar. Bailaron toda la noche sin parar, a pesar de que la sirena nunca antes lo había hecho.

No se dijeron nombres, solo se despidieron prometiéndose que la noche siguiente se volverían a encontrar en el muelle. Así ocurrió, al igual que la siguiente y la siguiente. Tomó solo tres noches para que floreciera el amor entre el desconocido y la sirena, que era feliz como nunca antes.

La cuarta noche la sirena acudió a la cita acordada, pero para su sorpresa el joven no apareció en el muelle. La sirena preguntó desconsolada a todos los que encontraba a su paso, hasta que un anciano pescador que había sido testigo de las citas de los enamorados le dijo:

– “Ese joven era un príncipe de una tierra lejana, su padre se lo llevó esta tarde con muchas prisas y no se sabe si regresará. Te buscó durante horas”.

La sirena rompió a llorar, su corazón no podía aguantar la tristeza de no volverlo a ver. Sin darse cuenta la luna comenzó a languidecer y el sol comenzó a anunciar el amanecer, hasta que fue demasiado tarde. No le importó, se entregó a la calidez del astro rey que rompió el hechizo y la convirtió en una preciosa estatua de sal, situada frente al mar. Ahí permanece todavía, esperando el regreso de su amor algún día.

Deja un comentario