La obesidad infantil (Parte 1)

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

obesidad+infantil

¿Qué es la obesidad?

La masa total del cuerpo está compuesta por: masa grasa, masa muscular, agua, mineral óseo y mineral no óseo, entre otros.

La obesidad es el aumento y la acumulación de masa grasa, y es especialmente problemática la denominada obesidad central o adiposidad, cuando se deposita sobre todo en la zona abdominal.

Se pierde peso cuando el gasto calórico supera a la ingesta calórica; y, se gana peso cuando se ingresan más calorías que las que se gastan.

Para controlar nuestro peso hay que adoptar conductas saludables tanto en  nuestra alimentación como a la práctica de actividad física.

La obesidad es un trastorno que contribuye al desarrollo de enfermedades como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y el colesterol elevado (dislipemia); trastornos que pueden ocurrir aún en situaciones de aumentos de peso poco importantes, sobre todo si la localización del sobrepeso es abdominal. Incrementa los factores de riesgo cardiovasculares y se vincula también con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

¿Qué factores provocan la obesidad?

La obesidad puede estar provocada por factores metabólicos genéticos, heredados de los padres y madres.

En la mayoría de los casos el exceso de peso de los niños y niñas está relacionado con los estilos de vida y,  con los hábitos de nutrición y de actividad física.

El mantenimiento del peso corporal surge del equilibrio entre las energías ingeridas (alimentación) y las consumidas en las actividades cotidianas (actividad física). La obesidad es consecuencia de una ingesta de energías superior a la que los niños y niñas necesitan para realizar a lo largo del día sus distintas actividades escolares, familiares y de ocio y juego.

Nuestros niños comen peor, con alimentos que nos aportan más energía, y se mueven menos, lo que hace que el exceso de energía se vaya acumulando en forma de grasa corporal.

Deja un comentario