La luna de oriente

Publicada en Publicada en CUENTOS, Leyendas

 

Hace mucho pero mucho tiempo, en la tierra del lejano Oriente el cielo tenía diez soles, cuando no se ponían de acuerdo y salían todos, era imposible vivir, el calor quemaba todo lo que encontraba a su paso, destruía vegetación, animales y a los humanos más vulnerables.

Un valiente guerrero llamado Hou Yi , tenía una fuerza increíble, poseía un gran arco y flecha, con el que defendía su nación, viendo como padecían niños y ancianos por el intenso calor, escalo la montaña de Kunlun, tomo su arco y cargo con flechas y de a uno fue matando a los nueves soles sobrantes, al sol sobreviviente asigno un horario de salida y entrada para beneficiar a los seres humanos, así fue como el valiente guerrero Hou Yi se ganó el respeto y el amor de su pueblo.

Una hermosa mujer llamada Chang E, se enamoró perdidamente del valiente guerrero Hou Yi, la pareja se sentía muy bien y feliz, finalmente se casaron formando una hermosa familia.

El guerrero abandono las batallas para poner una escuela de tiro al blanco con flechas, ahora el guerrero se dedicaba a enseñar, cazar y acompañar a su bella esposa.

Entre los discípulos de Hou Yi había un hombre llamado Peng Meng, este hombre no era bien visto en el pueblo por ser una mala persona, pero Hou Yi esto no sabía y muy confiado lo tenía en su grupo más cercano.

Una mañana Hou Yi decidió visitar a unos amigos en la montaña de Kunlun y coincidió con la diosa Wang Mu, esta aprovecho la oportunidad de homenajear su valentía ante los soles entregando una píldora, si la tomaba lograría la juventud eterna, sería un ser divino y ascendería a los cielos.

El guerrero tomo la píldora con sus manos y las guardo, no quería ser un ser divino y ascender a los cielos sin la compañía de su querida esposa, al llegar a su hogar entrego la píldora a su amada para que cuidara de ella, sin comentar con su esposa los efectos mágicos de la pildora.

Peng Meng que supo de la existencia de la píldora mágica y viendo que Chang E era la que guardaba la píldora, decidió pensar un plan para robar y convertirse en inmortal.

Peng Meng esperando que Hou Yi saliera a cazar con sus discípulos, fingió una enfermedad no asistió a la cacería y se quedó, aprovecho la ausencia de Hou Yi acudió a su casa y obligo a Chang E entregar la píldora, la joven mujer sabiendo que no podía luchar con esta mala persona, sin conocer sus efectos decidió tragar la píldora para no entregar a Peng Meng.

En el mismo instante el cuerpo de Chang E tomo forma celestial y se elevó al cielo.

Chang E muy preocupada por su amado esposo, decidió posarse en la luna para estar más cerca de su amado Hou Yi.

Cuando Hou Yi regresó a su hogar fue informado de todo lo que había sucedido, la escuchar las noticia monto en cólera y fue a buscar a Peng Meng, pero el muy cobarde había huido, muy enojado sin poder vengar por su esposa regreso a su hogar, gritando desesperado el nombre de su querida esposa mirando el cielo.

Al caer la noche pudo ver la luna muy diferente, brillaba más de costumbre, en el centro descubrió una figura muy parecida a Chang E, desesperado comenzó a gritar el nombre de su querida esposa, corrió y corrió detrás de la luna con la intención de alcanzarla con la mano, pero cuanto más corría la luna más se alejaba, por mucho esfuerzo que hizo no pudo alcanzarla.

Como no podía hacer nada para cambiar o remediar las cosas, Hou Yi coloco en su jardín una gran mesa, donde depositaba las frutas y las comidas favoritas de Chang E, para que en la ausencia de humanos pueda bajar a deleitar su comidas favoritas, esta era la manera de expresar su amor por la hermosa joven inmortal.

Pronto se corrió la información en el poblado, al ver el pueblo que Chang E se había convertido en inmortal, la veneraban, poniendo ofrendas en sus jardines, pedían paz y prosperidad para el pueblo.

Así fue como se hizo muy popular en Oriente, las costumbres de rendir culto a la luna.

Deja un comentario