La enfermedad celiaca

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

La enfermedad celiacaLa enfermedad celiaca o celiaquía es una intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y, probablemente, avena que se presenta en individuos genéticamente predispuestos. La intolerancia se manifiesta a través de una reacción inflamatoria en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de nutrientes.
Se estima que 1 de cada 100 personas es celíaca, aunque la mayoría no lo sabe. La enfermedad celíaca puede aparecer desde los primeros meses de vida, cuando se introduce el gluten en la dieta, hasta en la edad adulta.

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad son:

Pérdida de peso.
Pérdida de apetito.
Fatiga (astenia).
Náuseas y vómitos.
Diarreas fétidas, abundantes y grasosas.
Retraso del crecimiento.
Alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza).
Dolor abdominal.
Fragilidad capilar.

En los niños y niñas los síntomas más habituales que disparan la señal de alerta es la falta de aumento de peso y la desnutrición.

¿Cómo se puede diagnosticar?

El primer paso para confirmar las sospechas de que una persona padece la enfermedad celíaca es realizar un examen clínico cuidadoso y una analítica de sangre. La confirmación de la enfermedad se consigue realizando una biopsia intestinal, que consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior para ver si está dañado. Para realizar esta prueba es necesario que la persona siga consumiendo alimentos que contengan gluten.

¿Cómo se puede tratar?

El único tratamiento posible es adoptar una dieta estricta sin gluten a lo largo de toda la vida. Esta dieta debe basarse en alimentos naturales como frutas, verduras, legumbres, carnes, pescados, huevos y cereales sin gluten, como el arroz y el maíz.
En la medida de lo posible deben evitarse los alimentos manufacturados, ya que se estima que el 80% contiene gluten. Para solucionar esa dificultad de las personas celiacas a la hora de realizar la compra, el 1 de enero de 2012 entró en vigor en toda la Unión Europea una nueva reglamentación sobre composición y etiquetado de productos alimenticios para personas con intolerancia al gluten. La nueva norma establece que los productos destinados a la población celiaca deben incluir en el etiquetado las siguientes denominaciones:

“Sin gluten”: en el caso de alimentos dietéticos y de consumo corriente con contenidos de gluten inferiores a 20 mg/kg.

* “Muy bajo en gluten”: sólo en el caso de alimentos dietéticos con contenidos de gluten entre 20 y 100 mg/kg.

Deja un comentario