La boda de Dama Raposa. (Cuento segundo)

Publicada en Publicada en CUENTOS, Europa

La boda de Dama Raposa

Cuento segundo

Habiendo muerto el viejo señor Zorro, presentóse el Lobo en calidad de pretendiente. Llamó a la puerta, y la Gata, doncella de dama Raposa, acudió a abrir. Saludóla el Lobo y le dijo:
“Buenos días, señora Gatita.
¿Cómo estáis aquí tan solita?
¿Qué guisáis que tan bueno parece?.”
Respondió la Gata:
“Sopitas de leche para merendar;
si os apetecen, os podéis quedar.”
– Muchas gracias, señora Gata -respondió el Lobo-. ¿Está en casa dama Raposa?
Dijo la Gata:
“Está en su aposento,
hecha toda un lamento.
Triste tiene el rostro, triste y lloroso,
porque se ha muerto su querido esposo.”
Replicó el Lobo:
“Si quiere volverse a casar,
no tiene más que bajar.”
“La gata se sube al piso alto,
tres escalones de un salto,
llega a la puerta cerrada
y llama con la uña afilada.
-¿Estáis ahí, dama Raposa?
Si os queréis volver a casar,
no tenéis más que bajar.”
Preguntó dama Raposa:
– ¿Lleva el señor calzoncitos rojos y tiene el hocico puntiagudo?
– No -respondió la Gata.
– Entonces no me sirve.
Despedido el Lobo, vino un perro, y luego, sucesivamente, un ciervo, una liebre, un oso, un león y todos los demás animales de la selva. Pero siempre carecían de alguna de las cualidades del viejo señor Zorro, y la Gata hubo de ir despachándolos uno tras otro. Finalmente, se presentó un zorro joven, y a la pregunta de dama Raposa: “¿Lleva calzoncitos rojos y tiene el hocico puntiagudo?,” – “Sí -respondió la Gata-, sí que tiene todo eso.”
– En tal caso, que suba -exclamó dama Raposa, y dio orden a la criada para que preparase la fiesta de la boda.
“Gata, barre el aposento
y echa por la ventana al zorro que está dentro.
Buenos y gordos ratones se traía,
pero él solo se los comía
y para mí nada había.”
Celebróse la boda con el joven señor Zorro, y hubo baile y jolgorio, y si no han terminado es que siguen todavía.

Autor: Hermanos Grimm

Deja un comentario