Introducción a los alimentos sólidos en la dieta del bebé

Introducción a los alimentos sólidos en la dieta del bebé

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

Introducción a los alimentos sólidos en la dieta del bebé

 

Introducción de alimentos para el bebé mes a mes

Es el pediatra quien debe indicar cómo hacer la introducción de los alimentos sólidos a partir del 5º mes.

A partir del 5º mes:
– 500cc de leche como mínimo.
– Cereales sin gluten, añadidos a la leche en dos de las tomas (mañana y noche), en biberón o papilla.

A partir del 5º mes y medio:

Papilla de fruta en la toma de la tarde ( pera,  manzana, plátano y zumo de una media/una naranja). No dar frutas tropicales ni melocotón, albaricoque, ni fresas. No añadir galletas con gluten, ni azúcar, ni miel.

A partir del 6º mes:

Puré de verduras (patata, zanahoria, acelgas, judías verdes, calabacín, puerro, cebolla, etc) en la toma del mediodía. No incluir de momento espinacas, nabos, coles, repollo, remolacha y apio.
A los 7 o 10 días, se puede añadir a las verduras 20 – 30 gramos de carne de pollo y una cucharada de aceite de oliva, siempre en crudo. No añadir sal.

A partir del 7º mes:

Se puede añadir al puré de verduras 20 – 30 gramos de carne de ternera sin grasa hasta llegar finalmente a los 40 – 50 gramos. Evitar el cerdo, las vísceras y el jamón serrano de momento.

A partir del 8º mes:

Introducir los cereales con gluten.

A partir del 9º mes:

Sustituir algunos días la carne por pescado blanco cocido (fresco o congelado), empezando por 20-30 gramos hasta llegar a 50-75 gramos. Se le puede dar en la cena, cocido, a trocitos pequeños, con su caldo y después dar el pecho o biberón con cereales.

A partir del 10º mes:

Derivados lácteos, como yogures naturales o queso fresco, en la merienda o como postre al mediodía.

A partir del 11º mes:

Añadir al puré un cuarto de yema de huevo cocida dos veces por semana, e ir aumentando progresivamente hasta darle un máximo de 2 yemas por semana.

Del 12º al 15ª mes:

Además de la yema, se puede añadir al puré un poco de clara de huevo cocida, aumentando la cantidad hasta que tome 2 huevos por semana.
La leche de continuación es adecuada hasta los 2-3 años, aunque se puede introducir la leche de vaca. Puedes mezclar la leche con un poco de cacao y sustituir los cereales por galletas. La cantidad diaria debe ser de 500-700cc de leche o de derivados lácteos, como yogur, natillas, queso, etc.
Purés de legumbres con verduras, todo ello bien pasado por el pasapurés, para eliminar las pieles.
Toda clase de verduras: remolacha, espinacas, etc
Sopas de ave o de carne magra con verduras, con pasta, sémola o tapioca.
A partir de esta edad, hay que procurar que los alimentos estén menos triturados, para enseñarle a masticar.

Del 15º al 24º mes: Incluir en la dieta pescado azul, cordero y embutidos no muy grasos, con moderación.

Cuando el niño pueda ya comer todos los alimentos, hay que vigilar que su dieta sea equilibrada, suficiente y variada. Es importante que incluya alimentos de todos los grupos nutricionales: proteínas, hidratos de carbono, grasas saludables, para lo cual lo mejor es alternar verduras, legumbres, cereales, lácteos, carnes, pescados y huevos durante la semana.

La fruta diaria es de rigor, lo mismo que la actividad física. Para cocinar, nada como el aceite de oliva y, como potenciador del sabor de los platos, nada iguala a las verduras (cebollas, puerros, zanahorias)

Deja un comentario