Hermano cielo, hermana águila

Publicada en Publicada en CUENTOS, De América

Hermano cielo, hermana águilaEn una época tan remota que casi todo su rastro se ha perdido en el polvo de la pradera, unas antiguas gentes vivían en esta tierra que hoy llamamos América.

Vivieron allí durante miles de años y sus descendientes se convirtieron en los grandes pueblos indios de los choctaw y cherokee, los navajos, los iroqueses y los sioux, entre muchos otros.

Pero llegó un momento en que los colonos blancos procedentes de Europa iniciaron una sangrienta guerra contra los indios. En el tiempo que dura una vida, reclamaron para sí, y se la quedaron, toda la tierra de los indios, y a éstos les dejaron tan sólo pequeñas porciones de tierra donde vivir.

Cuando las últimas guerras indias estaban llegando a su fin, uno de los jefes más valientes y respetados de las Naciones del Noroeste, el Jefe Seattle, se sentó a una mesa con el hombre blanco para firmar un documento que le presentó el nuevo Comisario de Asuntos Indios del Territorio.

El gobierno de los Estados Unidos deseaba comprar las tierras del pueblo del Jefe Seattle. Con una presencia impresionante y unos ojos que reflejaban la grandeza del alma que habitaba en su interior, el Jefe se levanto para dirigir con voz retumbante unas palabras a los reunidos.

¿Acaso podéis comprar el cielo?, empezó el Jefe Seattle. ¿Acaso podéis poseer la lluvia y el viento? Mi madre me dijo que toda esta tierra es sagrada para nuestro pueblo. Cada aguja de pino. Cada playa arenosa. Cada niebla en los bosques oscuros. Cada prado y cada insecto zumbador. Todos son sagrados en la memoria de nuestro pueblo.

Mi padre me dijo: Conozco la savia que corre por los árboles como conozco la sangre que fluye por mis venas. Somos una parte de la tierra y ella es parte de nosotros Las flores perfumadas son nuestras hermanas. El oso, el ciervo, la gran águila… ellos son nuestros hermanos. Las cumbres rocosas, las praderas, los caballos, todos pertenecen a la misma familia.

La voz de mis antepasados me dijo: El agua resplandeciente que corre por torrentes y ríos no es simplemente agua, sino la sangre del abuelo de tu abuelo. Cada reflejo espectral de las claras aguas de los lagos nos habla de recuerdos de la vida de nuestro pueblo. El murmullo del agua es la voz de la abuela de tu abuela.

Los ríos son nuestros hermanos. Apagan nuestra sed. Transportan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Debéis tener para con los ríos la bondad que tendríais para con un hermano.

La voz de mi abuelo me dijo: El aire es precioso. Comparte su espíritu con toda la vida que él sostiene. El viento que me dio mi primer aliento también recibió mi último suspiro. Debéis dejar en paz a la tierra y el aire, para que sigan siendo sagrados y el hombre pueda gozar del viento perfumado por las flores de la pradera. Cuando el último hombre rojo y la última mujer roja hayan desaparecido con su naturaleza salvaje y su recuerdo no sea más que la sombra de una nube que atraviesa la pradera, ¿existirán aún las playas y los bosques? ¿Quedará algo del espíritu de mi abuelo?

Mis antepasados me han dicho. Esto es lo que sabemos: La tierra no nos pertenece. Nosotros pertenecemos a la tierra. La voz de mi abuela me dijo: Enseña a tus hijos lo que te han enseñado. La tierra es nuestra madre. Lo que le sucede a la tierra les sucede a todos los hijos de la tierra.

Escuchad mi voz y la voz de mis antepasados, dijo el Jefe Seattle. El destino de vuestro pueblo es un misterio para nosotros. ¿Qué ocurrirá cuando todos los bisontes hayan muerto y los caballos salvajes estén domesticados? ¿Qué ocurrirá cuando los rincones más secretos del bosque estén llenos del olor de muchos hombres? ¿Qué ocurrirá cuando la visión de las hermosas colinas esté empañada por la presencia de múltiples cables parlantes? ¿Dónde estará el bosque espeso? Desaparecido. ¿Dónde estará el águila? ¡Desaparecida! ¿Y qué ocurrirá cuando digamos adiós al rápido potro y a la cacería? Será el final de la vida y el principio de la supervivencia.

Esto es lo que sabemos: Todas las cosas están relacionadas como la sangre que nos une. Nosotros no hemos tejido la red de la vida, no somos más que un hilo de ella. Todo lo que hacemos a esta red, nos lo hacemos a nosotros mismos. Amamos esta tierra como un recién nacido ama el latido del corazón de su madre.

Si os vendemos nuestra tierra, cuidadla como nosotros la hemos cuidado. Guardad en la memoria el recuerdo de la tierra tal como era cuando la recibisteis. Conservad la tierra, el aire y los ríos para los hijos de vuestros hijos, y amadla como nosotros la hemos amado…

Deja un comentario