El Mago Merlín

Publicada en Publicada en CUENTOS, Leyendas

El mago MerlinHace muchos años, cuando los reinos de Inglaterra batallaban entre sí, un niño llamado Arturo fue entregado al mago Merlín para que lo educara. El mago lo llevó al castillo de un noble, quien, tenía un hijo de corta edad llamado Kay. Merlín enseñó a Arturo ciencias y ciertas fórmulas mágicas.

Los años fueron pasando y el entonces rey Uther murió sin que nadie le conociera descendencia. Los nobles acudieron a Merlín para encontrar al sucesor. El mago hizo aparecer sobre una roca una espada clavada a un yunque de hierro, con una leyenda que decía:
 Esta es la espada Excalibur. Quien consiga sacarla de este yunque, será rey de Inglaterra-
Ningún noble consiguió mover la espada.
Los pequeños, eran ya dos muchachos, y estaban en la ciudad porque Kay participaba en un torneo. En el último momento, Arturo se dio cuenta que había olvidado la espada de Kay en la posada. Salió corriendo, pero al llegar, la puerta estaba cerrada. Miró alrededor y descubrió la espada Excalibur. Acercándose a la roca, tiró del arma. En ese momento un rayo de luz blanca descendió sobre él y Arturo sacó la espada fácilmente. Se la dio a Kay y le explicó lo sucedido.
excalibur

Al ver que era Excalibur, obligaron al muchacho a colocarla en su lugar, los nobles intentaron sacarla, pero ninguno lo consiguió. Entonces Arturo toco la espada, sobre su cabeza volvió a descender un rayo de luz blanca y sacó la espada sin el menor esfuerzo.
Arturo se convirtió entonces en rey Inglaterra. Merlín, pensando que Arturo ya no le necesitaba, se retiró a su morada. Cuando algunos nobles se alzaron en armas contra el rey Arturo. Merlín proclamó que Arturo era hijo del rey Uther, por lo que era rey legítimo. Pero los nobles siguieron en guerra hasta fueron derrotados por Arturo, ayudado por la magia de Merlín.
Para evitar que lo ocurrido volviera a repetirse, Arturo creó la Tabla Redonda, que estaba formada por todos los nobles leales al reino. Luego se casó con la princesa Ginebra, a lo que siguieron años de prosperidad y felicidad tanto para Inglaterra como para Arturo.

Deja un comentario