El encantador de serpientes

Publicada en Publicada en CUENTOS, De la India

El encantador de serpientes

Raj era un encantador de serpientes que vivía en un pequeño pueblecito cerca de Delhi, la gran ciudad. Él y su mujer, Akba, eran muy pobres porque en el pueblo nadie les daba una moneda para ver a Raj haciendo bailar a la serpiente.

Un día, Raj decidió probar suerte en la ciudad. Se levantó muy temprano y caminó varios quilómetros hasta llegar al centro de Delhi. Allí, colocó la vasija con su serpiente y empezó a tocar una suave melodía con su flauta. Poco a poco, la tapa de la vasija se fue abriendo y apareció la cabeza de una serpiente venenosa moviéndose de un lado para otro. La gente que pasaba miró alucinada el baile de la serpiente, y les gustó tanto que empezaron a tirarles montones y montones de monedas.

Al final del día, Raj había hecho una gran fortuna, y se fue corriendo hacia su casa para explicárselo a Akba. Pero lo que no sabía, es que unos ladrones le habían visto con todo su dinero, y le seguían hacia su casa para quitárselo. Cuando Akba vio todo el dinero que había conseguido su marido se puso muy contenta porque podrían comprar una casa más grande, y comer una buena cena cada día. Raj, decidió que al día siguiente volvería a Delhi a ver si podía conseguir más dinero y hacer realidad los sueños de su esposa.

Los dos se fueron a dormir muy contentos, pero Akba, que era muy desconfiada, pensó que sería mejor guardar el dinero en una vasija y dejarlo en el desván. Cuando iba a guardar el dinero, pensó también en lo importante que era la serpiente, ya que gracias a ella, habían conseguido todo ese dinero, así que decidió dejar la vasija de la serpiente también en el desván.

Mientras dormían, los ladrones entraron en la casa y empezaron a buscar el oro de Raj. Entraron en el desván y sin pensarlo cogieron la primera vasija que encontraron y se fueron corriendo orgullosos de su botín. Qué susto se llevaron al abrirlo y vieron que dentro había una serpiente venenosa! Tiraron la caja al suelo y se fueron corriendo por miedo a que les picase.

Cuando Akba se despertó, fue al desván y vio que sólo había una vasija se enfadó muchísimo pensando que les habían robado el dinero. Pero la abrió, y descubrió que todo el dinero estaba en su sitio, y que se habían confundido con la serpiente. Como se rieron ella y Raj pensando en el susto que se habrían llevado los ladrones. Raj cogió su flauta y empezó a tocar. La serpiente, bailando, volvió a su sitio.

Deja un comentario