El destino de Xiun Fong

Publicada en Publicada en Chinos, CUENTOS

El destino de Xiun Fong

 

En el lejano reino de Zhao, en tiempos ya olvidados, existía en un pueblo una joven de humildes raíces llamada Xiun Fong (viento perfumado). Ella junto con su madre y abuela se dedicaban a los trabajos hogareños y a la venta de hortalizas y flores en los mercados del reino.

Tiempo después, el señor de ese feudo hizo llamar a todas las chicas que en el feudo existieran, cosa que la joven Xiun no tomó el más mínimo interés, pero fue animada por su madre y abuela que le dijeron: ”Nada puedes perder, solamente que digan que no eres candidata y nada más”.

Después de mucho pensarlo la joven accedió a las sugerencias de sus mayores y de inmediato se puso en marcha hacia el palacio. Ya dentro de él, se encontró con una multitud de jóvenes de elegante porte, detalles que a ella le hacían dudar del porque se encontraba ahí. Sin embargo cuando el señor feudal hizo su aparición, comunicó a las muchachas presentes:

“Me ha llegado la noticia de que el príncipe de nuestro reino desea elegir esposa, por lo que ha mandado este anuncio a cada feudo en su reino para que mande una selección de las mujeres más hermosas que en cada feudo existan”.

Al escuchar tremendo anuncio Xiun Fong, de inmediato supo que jamás sería elegida para tan importante acción. Pero uno nunca sabe cuando el cielo puede sonreírle, otorgando oportunidades a todo bajo el cielo y sobre la tierra. Los inspectores pronto comenzaron con la labor de selección de todas las candidatas, evaluando la estructura ósea, la belleza del rostro, los modales generales, etc.

Tal riguroso proceso de selección tardó 5 días en completarse, y para el día final, se mencionaron de forma publica los nombres de las candidatas a ir a palacio…

De forma milagrosa o por motivos que aún siguen siendo un misterio, Xiun Fong fue elegida candidata para ir a palacio. La noticia fue tan grande que al enterarse ella, no cabía de felicidad. Rápidamente alistó sus cosas y se puso en marcha a cumplir con su destino.

Todos los grupos de las jóvenes seleccionadas estaban presentes. Podía apreciarse rostros de alta delicadeza, cuerpos esplendorosos y refinamiento en toda acción que realizaban.

Al llegar el momento indicado, el hijo del señor del reino de Zhao hizo su aparición, y con estas palabras inició su proceso de selección de esposa:

“Gracias a todas ustedes por su presencia. Veo que el cielo ha sonreído a mi nación por ser poseedora de perlas con tan exquisito estilo, que juro, los dioses pelearían por ustedes. A cada una les entregaré una semilla especial en una maceta, y al cabo de 1 mes deseo que vuelvan a presentarse en este mismo lugar. Quien traiga la flor más hermosa y mejor cuidada, esa será la elegida a convertirse en esposa y princesa de todo el reino de Zhao”. Y así fue como dio inicio a la labor que tanto la había hecho famosa a Xiun Fong en su aldea natal (la criadora de flores).

Durante la primera semana cuidó con bastante entusiasmo esta semilla, pero no daba muestras de retoño alguno. Incrementó los cuidados, pero aún así, durante la segunda semana no había muestras de actividad por parte de la semilla; sintiéndose dubitativa continuó esforzándose para conseguir algo, cosa que al llegar la cuarta semana no dio resultado. La maceta seguía vacía, desolada y sin gracia alguna. Xiun Fong, un tanto decepcionada de si misma, decidió aún con su fracaso, presentarse al gran salón el día convenido.

Al llegar el día, ella junto con su maceta vacía, hizo su aparición en el salón de palacio, al caminar por los corredores podía ver que las otras chicas traían en sus macetas flores hermosísimas de muy diversas clases. Podíamos encontrar ciruelos, crisantemos de los más variados colores, tamaños y formas, sin embargo la pobre Xiun Fong tenía en sus manos una maceta vacía, sin nada que mostrar, solamente tierra húmeda.

Llegando a su debido tiempo, el príncipe hizo su aparición para inspeccionar los resultados de las semillas. De inmediato todas las jóvenes hicieron fila para mostrar sus hermosas joyas vegetales. Xiun Fong por su parte, trataba de ocultarse fuera de la vista del monarca; pero superando sus miedos y angustias decidió hacerse presente y ser evaluada.

Así el joven soberano fue evaluando flor por flor, maceta por maceta; al terminar de hacer tan riguroso examen, regresó a su asiento. Toda la corte estaba muda en espera de una decisión. El príncipe sin tardanza y a voz alta pronuncio el nombre de quien sería su esposa, y para sorpresa de todos, el nombre pronunciado fue el de “Xiun Fong”.

Ella, al escuchar su nombre, no se explicaba el juicio del monarca por haberla elegido, a lo que con sumo respeto preguntó al joven príncipe del por qué de su decisión. El monarca con gesto amable y tez cariñosa explicó:

“Escojo a la joven Xiun Fong como futura princesa del reino de Zhao, ya que ella es la que me ha presentado la flor más hermosa, la de la Verdad. La escojo por su honestidad en sus actos y maneras. En un principio jóvenes aspirantes, yo di a cada una de ustedes semillas estériles, pero la única que supo en verdad mostrar la única verdad fue Xiun Fong, al traer la semilla estéril que yo mismo entregué”

El príncipe preguntó inmediatamente a Xiun Fong por su oficio, a lo que ella respondió que era una criadora de flores y hortalizas. El príncipe volvió a hacer una pregunta más: ”¿Cual es la flor que cultivas?”

Ella respondió: Peonías

A partir de ese momento la peonía pasó a ser símbolo de refinamiento, honestidad y delicadeza, siendo actualmente la flor, un Símbolo nacional de China, representa el amor incondicional, la fidelidad en el matrimonio y la belleza absoluta.

Deja un comentario