El deseo de Navidad de Pedro

El deseo de Navidad de Pedro

Publicada en Publicada en CUENTOS, Europa

El deseo de Navidad de Pedro

Había una vez en un país muy tranquilo una bella casa, con sus alrededores floridos y una playa preciosa y un mar tan azul como el cielo. En su interior vivía una bonita familia, había un niño llamado Pedro el cual era muy inteligente, y lo tenia todo: amor, atenciones, juguetes; pero a pesar de tenerlo todo no era completamente feliz, pues deseaba tener un hermanito y cada navidad le pedía a Dios que se lo trajera, mamá y papá le preguntaron que tu quisieras para esta Navidad y el niño respondió: tengo todo pero lo que en realidad deseo con mi corazoncito es un hermanito y papá le dijo: tu mamita también y sabes parece que Dios te ha escuchado y pronto llegará, ¿verdad mamá? y ella respondiendo le dijo si, pasaron los meses, llego el gran momento una bonita mañana. Pedro despertó cuando escucho llorar a alguien , fue corriendo a ver a su mamá, cual grande fue su sorpresa: sus ojos se llenaron de lagrimas al ver de lado de su mamá a la personita que tanto le había pedido a Dios. Lo besaba y besaba lo abrazaba y le daba las gracias a su mami por pedir el mismo deseo, entonces su papá lo abrazo muy fuerte, y le dijo ahora tendrás una compañía a quien tendrás que enseñarle todas las cosas bonitas que tu ya sabes, pero prométenos a mamá y a papá las tres palabras, más importantes que te hemos enseñado: El Amor , El Perdón y la Fe porque sin
ellas el mundo no tendría sentido, pero recuerda la mas importante de las tres es el Amor porque sin el no tendría sentido la vida, porque las tres siempre van de la mano, viste, tuviste fe y Dios te concedió este deseo, el amor que desde hoy une mas nuestra familia y el perdón por los malos tiempos que tuviésemos algún día. Pedro todos los hombres aprenderemos a perdonar, y dar el amor por medio de la fe y nos conozcamos del modo que Dios nos conoce a nosotros, y recuerda Pedro dar y recibir. Y así termina esta historia llena de amor y felicidad familiar.

Deja un comentario