El castaño mágico

Publicada en Publicada en CUENTOS, Leyendas

El castaño mágico

Dicen que en uno de los pueblos donde los castaños crecen naturalmente, un hombre fue con su hacha a cortar uno muy grande que hacia años crecía en sus tierras para hacer una viga para construir la casa de su hijo.

Al dar el segundo golpe al árbol apareció un mago quien luego de mirarlo fijamente y casi atormentarlo con su mirada le preguntó

– ¿Por qué talas MI castaño?.

El hombre, humilde y sin intención de problemas le respondió:

– Pero … señor, ¡este árbol es mío, se encuentra en mis tierras y necesito su tronco para construir la casa de mi hijo!.

El mago, sin ofenderse le contestó:

– Este castaño es mío, lo heredé de mis padres, mis abuelos, mis bisabuelos, y así de muchas generaciones anteriores, es por ello que no puedo dejar que lo cortes.

– Pero, no tengo dinero para comprar una viga y mi hijo necesita su casa, he cuidado de este árbol para que sirva a mi familia…¡no sé qué podemos hacer!.

– Te pido que cuides y no cortes mi árbol y a cambio te daré un barril de aceite, – dijo el mago.

– Pero … con un barril de aceite no puedo comprar la viga para la casa de mi hijo…

– Un barril de aceite que no se vacíe nunca. Si tu cuidas mi castaño, y esta noche llenas tu barril hasta la mitad con el mejor aceite que puedas conseguir, y mañana por la mañana estará lleno. Recuerda siempre dejar el barril por la mitad, y al día siguiente el barril volverá a estar lleno, si lo haces siempre, no te faltará el aceite.

El mago desapareció y el hombre, después de pensar un rato en a la sombra del castaño volvió a su casa, limpió el barril e hizo todo lo que el mago indicó… esa noche no pudo dormir, pero al día siguiente al ver que el barril estaba lleno, su alegría fue inmensa.

El hombre, por humilde y agradecido, cuidó el castaño del mago, vendió el aceite todos los días y regaló faroles a la parroquia de su pueblo, compró la viga para la casa de su hijo y todos los días, pasaba por el castaño y hacía una reverencia.

Y … cuenta la leyenda que, desde entonces, si llevas una castaña en el bolsillo, te dará suerte.

Deja un comentario