El abad y los tres enigmas

El abad y los tres enigmas

Publicada en Publicada en CUENTOS, Europa

El abad y los tres enigmas

 

Cierta vez, existió un monasterio muy lejano, situado en lo alto de una colina. En aquel lugar, vivían monjes muy humildes que dedicaban su vida a pastorear las ovejas y meditar profundamente. A cargo del monasterio, se encontraba un viejo abad, tonto y necio, que descuidaba sus labores y prefería pasarse el día dormitando y oliendo flores.

Cuando el señor Obispo se enteró de la pereza del abad, le mandó a llamar inmediatamente para rendir cuentas y comprobar si todo aquel asunto no era más que una fea mentira. “Deberás resolver estos tres enigmas en el plazo de un año” – exclamó el Obispo ante el anciano, y dijo a continuación:

¿Cuánto tardaría yo en darle la vuelta al mundo?

¿Cuánto dinero valdría si decidiera venderme?

¿Qué es lo que estoy pensando y no es verdad?

El abad quedó sorprendido ante las preguntas del obispo y mientras retornaba al monasterio, pensaba y pensaba profundamente, pero no encontraba respuesta alguna.

Meses después, mientras paseaba por el campo, encontró un pastorcillo que decidió ayudarle a resolver aquellas preguntas tan difíciles. Al día siguiente, el joven partió al encuentro del Obispo disfrazado con las vestimentas del abad.

“¿Cuánto tardaría yo en darle la vuelta al mundo?” Preguntó el Ilustrísimo. “Si usted caminara tan deprisa como el Sol, solo le tomaría veinticuatro horas, mi Señor”.

“¿Cuánto dinero valdría si decidiera venderme?” Le inquirió seguidamente el Obispo. A lo que el falso abad respondió: “Sólo la mitad de lo que pagaron por Jesucristo, Ilustrísimo. Exactamente quince monedas”.

Finalmente, el Obispo lanzó la última pregunta: “¿Qué es lo que estoy pensando y no es verdad?” A lo que el jovenzuelo, retirando su capucha exclamó: “Pues que yo no soy el verdadero abad, como puede ver mi Señor”.

Y así, el Obispo nombró al pastorcillo el nuevo abad del monasterio, y decidió que el anciano perezoso debería pasarse el resto de su vida pastoreando ovejas.

Deja un comentario