Como Silvia aprendió a leer

Publicada en Publicada en CUENTOS, Europa

Como Silvia aprendió a leer

Silvia era una niña dulce, atenta y cariñosa. Sus padres no tenían ninguna queja de ella, excepto que era demasiado perezosa. Le gustaba perder el tiempo cazando mariposas o simplemente haciendo nada.

Esto se convirtió en un problema cuando Silvia empezó en el colegio. No se es esforzaba en aprender a leer, ni tan siquiera mostraba un poco de interés. Su mamá incluso contrató a una profesora que se pasaba largas horas intentando que al menos se concentrara.

– “No sirve de nada”, – le decía la señora a la madre de Silvia, – “no le interesa aprender”. – Ya casi estaba a punto de darse por vencida la profesora, cuando ocurrió lo inesperado.

Resulta que un día asistió al encuentro con Silvia, llevando a su hijo que era un poco mayor. El corazón de Silvia latió fuerte al verlo y no supo nunca por qué, sus ojos brillaron de una manera que solo su madre supo descifrar. Aquel día la niña prestó toda la atención que pudo, hasta que terminó el encuentro y se dirigió al patio donde se encontraba el niño esperando.

– “Hola Silvia”– dijo el niño, –“¿cómo te fue hoy? Sé que mi mamá ha estado enseñándote a leer pero dice que no quieres aprender”.

Silvia apenada lo miró y consintió. Nunca había sentido vergüenza en su vida.

Pasaron los días y los niños se hicieron buenos amigos, montaban patines en el parque y disfrutaban de lo lindo. Llegaron las vacaciones estivales y el niño tuvo que irse a casa de su papá, donde iba a pasar el verano. Antes de irse prometió enviarle una postal y un regalo a Silvia.

Pasaron las semanas y Silvia cada vez se esforzaba más, para sorpresa de su madre. Un día llegó el cartero con una caja en la que Silvia anhelaba que estuviese la postal prometida. Sobre ella se encontraba rotulado “Para Silvia Mathew. Si puedes leer lo que dice en el exterior de esta caja, entonces te puedes quedar con lo que contiene”. Y como Silvia pudo leer cada palabra con total claridad y fluidez, pudo disfrutar de la postal que le enviaba su amigo, junto a la que se encontraban unos hermosos patines.

Deja un comentario