Como prevenir la obesidad infantil

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

prevenir la obesidad infantil

Como prevenir la obesidad infantil

– Reparta su alimentación en 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
– Elija alimentos con bajo contenido de grasas.
– Evite los alimentos fritos.
– Reduzca el consumo de azúcar.
– Consuma verduras en abundancia y tome de 2 a 3 piezas de fruta al día, (evitando aquellas que contengan mucho azúcar, como el plátano, las uvas o las cerezas).
– Consuma pescado al menos dos veces por semana y disminuya la ingesta de carnes rojas.
– Manténgase activo. Moverse y consumir energías es fundamental para controlar los excesos de peso. Caminar con los amigos, salir de paseo, hacer gimnasia, el baile de salón y los viajes son algunas de las actividades que te podrán ayudar a mantener una vida activa.

El principal consejo para la familia, es predicar con el ejemplo. Nuestros hijos nos tienen como referencia, y la mayoría de las veces no hacen más que repetir nuestras costumbres y hábitos.
El único “milagro” es adoptar un estilo de vida saludable.
Lo primero que hay que tener muy claro es que no todo vale a la hora de perder peso, los milagros no existen. Muchas personas tienen la tentación de bajar de peso a través del ayuno y de dietas de restricción calórica extrema, sin tomar conciencia de que estas dietas causan pérdidas importantes de agua y tejido magro (fundamentalmente, músculo). La alternativa más recomendable es perder peso a través de un programa de actividad física regular que se complemente con una dieta moderadamente baja en calorías.
La actividad física no sólo es necesaria para bajar de peso cuando uno tiene unos kilos de más, sino que tiene un beneficio comprobado en el mantenimiento del peso corporal normal. El ejercicio físico tiene el doble beneficio de producir la pérdida de grasa (tejido adiposo) y de incrementar la masa muscular y ósea (tejido magro). Las personas que realizan actividad física de forma continuada tienen un porcentaje menor de masa grasa que personas de la misma edad y sexo que tienen hábitos sedentarios. Es decir, si ambas personas consumen igual cantidad de calorías, las que tienen un estilo de vida activo acumulan menos masa grasa.

Deja un comentario