Comer variado

Comer variado

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

Comer variado

Para una alimentación sana y equilibrada  los niños tienen que comer de todo.
Muchas frutas y verduras, menos productos animales y pocas grasas y aceites es una buena fórmula.
No hay alimentos malos, sino que determinado alimento puede ser adecuado o inadecuado en función de cuántas veces a la semana lo tomemos y en qué cantidades.

En el desayuno debemos incluir un lácteo (leche, yogur, queso de cualquier modalidad); pan, tostadas, copos de cereales, galletas, magdalenas o bizcochos; una fruta o su zumo (cualquier variedad); mermeladas o miel; una grasa de complemento (aceite de oliva, mantequilla, Margarina…); y a veces, jamón o un tipo de fiambre.

En la comida, el menú ideal de la semana debe incluir:

• Pescados y mariscos: 3-4 raciones a la semana.
• Carnes magras: 3-4 raciones a la semana.
• Huevos: 3-4 raciones a la semana.
• Legumbres: 2-4 raciones a la semana.
• Frutos secos: entre 3 y 7 raciones a la semana.
• Leche, yogur, queso: 2-4 raciones al día.
• Aceite de oliva: 3-6 raciones al día.
• Verduras y hortalizas: más de 2 raciones al día.
• Frutas: más de 3 raciones al día.
• Pan, cereales integrales, arroz, pasta, patatas: 4-6 raciones al día.
• Agua: 4-8 raciones día.

En la merienda se recomienda incluir un alimento dulce; una fruta; un lácteo o un bocadillo con queso; charcutería o el clásico pan y chocolate

En la cena, incluir aquellos alimentos que no se hayan tomado en las otras comidas del día. La cena puede incluir el pescado, la tortilla francesa, las croquetas y el jamón, precedidos por una sopa y complementadas por una fruta y un lácteo.

Deja un comentario