Alergias alimentarias

Publicada en Publicada en Alimentación, EDUCACIÓN

Alergias+alimentariasLas alergias alimentarias son una respuesta exagerada del organismo ante un alimento (alérgeno), que por sí mismo es inofensivo para personas no alérgicas. El organismo humano desarrolla mecanismos de defensa ante la acción de virus y bacterias; en el caso de las personas alérgicas, al entrar en contacto con el alimento, que provocará la reacción, sea por inhalación, por contacto cutáneo o por ingestión, se activa por error un anticuerpo que reacciona contra el alérgeno: la inmunoglobulina E (IgE).
Esta reacción exagerada del organismo se manifiesta a través de síntomas digestivos, respiratorios y/o cutáneos.
Entre las reacciones más habituales se describen:

Reacciones cutáneas, como erupciones, urticaria y, en algunos casos más graves, dermatitis atópica e hinchazón de labios y/o lengua.
Reacciones respiratorias, como rinitis y, en casos más graves, asma.
Reacciones digestivas, como vómitos, náuseas, diarrea y dolor abdominal.
Otras reacciones, entre las que se encuentra la conjuntivitis.

Las causas más frecuentes de alergia alimentaria en los primeros años de vida, son los productos lácteos y el huevo; aunque también pueden producirse reacciones a legumbres, frutas, frutos secos y pescados. En los adultos, las alergias alimentarias más frecuentes están producidas por reacciones a frutas (kiwi, melocotón) y mariscos.
Los niños que tienen hermanos o padres con antecedentes de alergia tienen más riesgo de desarrollar alergias alimentarias. De la misma manera, los niños que ya tienen una alergia alimentaria tienen más riesgo de sufrir alergias a otros alimentos más adelante.
La alergia a la leche es la más frecuente en los primeros meses de vida. Se desencadena por la reacción del organismo ante algunas proteínas en la leche de vaca, como la caseína o las proteínas del suero. Esta alergia suele aparecer cuando el niño comienza a recibir lactancia artificial, ya que las fórmulas adaptadas se fabrican a partir de leche de vaca. Por ello, la mejor forma de evitar esta alergia es alimentar al bebé exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida, y extender, en la medida de lo posible la lactancia hasta el año, complementando con la introducción progresiva de alimentos.

Deja un comentario